ORIENTACIÓN: RECOMENDACIONES PARA ACOMPAÑAR A NUESTROS HIJOS E HIJAS

Fuente: Carolina De Oteiza. “¿Qué podemos hacer? – ayudando a nuestros hijos en tiempos de violencia y conflicto social”

Recomendaciones para acompañar a nuestros hijos e hijas en estos momentos …

Los niños, niñas y jóvenes sienten el estrés generado por la situación de violencia e incertidumbre que estamos pasando. Las reacciones ante la tensión que vivimos son normales y esperadas. Los niños tienen defensas internas que los protegen en el ámbito emocional y en la mayor parte de los casos, vuelven a sentirse bien, vuelven a ‘ser ellos’ y salen adelante en poco tiempo.

Nosotros podemos ayudarles, protegerles, para que todo esto no les afecte en forma más seria, para que aprendan de lo que están sintiendo y se vuelvan aún más fuertes emocionalmente. La mejor forma de ayudarlos es hacerles sentir que estamos ahí, a su lado, pendientes de ellos. Lo más importante es brindarles un ambiente en que se sientan seguros, queridos y comprendidos, un ambiente en donde puedan expresar libremente sus emociones y sentimientos.

Las siguientes recomendaciones nos servirán para acompañar a nuestros hijos en este proceso:

Niños y niñas en edad escolar Ciclo Enseñanza Básica

  • Dedícale una atención especial, pasa con él o ella más tiempo de lo normal. Poner límites a su comportamiento, pero sé comprensivo.
  • A la mayoría de los niños les gusta y necesitan hablar sobre lo que está pasando. Escúchalo siempre que quiera hablar, contesta sus preguntas.
  • Habla con él a solas. Pregúntale qué le preocupa. Ayúdale a entender que él no tiene la culpa de lo que pasa. Repítele que es normal tener miedo.
  • Anímalo a expresar lo que siente, hablando, escribiendo, dibujando o jugando.
  • Ofrece tu apoyo con palabras amables y cariñosas, con un abrazo o simplemente estando ahí con él, sin ahogarlo.
  • Dale tareas y actividades sencillas y productivas en la casa que le permitan sentirse en control y parte de la familia, pero sin sobrecargarlo.
  • Mantén una rutina diaria que incluya un momento y actividades para calmarse antes de acostarse.
  • Anímale a que te diga, a ti o a sus profesores, cuando tenga pensamientos o sentimientos que le impidan concentrarse en sus tareas escolares.
  • Anímale a que comparta con amigos, a que participe en actividades recreativas o deportivas con otros niños.
  • Realiza junto con él actividades que lo entretengan, ver una película, jugar cartas, leer…
  • Explícale las medidas de seguridad que están tomando como familia y comparte con él los recursos positivos que tienen como familia para lidiar con la situación.
  • Cuéntale cómo la gente se está apoyando unas a otras. Habla de las cosas positivas que están pasando y revisa en que forma puede él colaborar.
  • Está pendiente de lo que ve en televisión.
  • Lee con él cuentos que traten, a través de sus personajes o de la historia, de emociones, en particular del miedo. Leyendo estos cuentos el niño podrá ver como los personajes manejan sus miedos.

Preadolescentes y adolescentes Ciclo Enseñanza Media

  • Es importante dedicarles tiempo, estar ahí, disponibles para poder apoyarles, escucharlos o consolarles cuando haga falta.
  • Ayuda a tu hijo a hablar sobre lo que pasa y lo que siente, pero sin forzarlo. Escúchalo con detenimiento, trata de entender lo que te está diciendo. Trata de ser paciente si te pregunta las mismas cosas una y otra vez, déjalo que hable tanto como necesite, esa es su forma de manejar y recuperar control sobre sus sentimientos.
  • Si no habla, no asumas que, porque no dice nada, está bien y no ha sido afectado por lo que pasa. A veces están muy confundidos y no saben que decir, o no quieren demostrar que están angustiados. Viven sus miedos en silencio. Quizás te toque dar el primer paso, pregúntale cómo está, qué dicen en la escuela, cómo se siente él o cómo están sus amigos.
  • Contesta sus preguntas. Aclara cualquier información cuando sea necesario, no minimices los problemas ni tampoco los exageres. Trata de ser honesto. Fomenta la reflexión, pero también la tolerancia.
  • Ayúdale a entender que él no tiene la culpa de lo que pasa y que es normal tener miedo o estar molesto.
  • Explícale que lo que siente y muchas de sus reacciones o lo que le pasa son consecuencia natural de las tensiones, del impacto emocional que nos produce la situación que estamos viviendo.
  • Apóyale para que desarrolle rutinas sencillas y positivas que le ayuden a manejar la situación en estos momentos. Rutinas que incluyan actividades que le gusten y lo calmen como oír su música favorita, jugar fútbol, pintar, leer un buen libro, escribir…
  • Anímalo a que esté con amigos, en contacto, que no se quede solo, a que continúe o vuelva, en la medida de lo posible, a su vida normal. Estos son momentos para mantener rutinas sencillas en la casa – hora de las comidas, baños, ver la tele juntos, horas de irse a su habitación.
  • Baja un poco tus exigencias y expectativas, al menos por un tiempo, con respecto a su rendimiento académico o colaboración en el hogar. Posiblemente su cabeza esté ‘en otro lado’, esté sin ánimo y le cueste concentrarse.
  • Anímale a que converse sobre lo que pasa con muchachos de su edad y con otros adultos de su confianza y profesores.
  • Comparte con él cómo te sientes tú, sin abrumarlo o sobrecargarlo con tus temores.
  • Busca formas en que se pueda sentir útil y en control sobre la situación: actividades donde ayuden a otros, se reúnan en la comunidad y vean cómo pueden cooperar, cartas de apoyo a víctimas, actividades de solidaridad.
  • Comparte con tus hijos las medidas de seguridad que están desarrollando como familia, detalles como a quién llamar, lugares alternativos a dónde ir o horario de salida en la noche.
  • Planifiquen y hagan actividades juntos como familia, ‘disfrútense’, compartan momentos juntos. Sé cariñoso, abrázalo, echa broma con él, hazle sentir que son un equipo.