Pastoral / Delegados de Pastoral

 

PERFIL DELEGADO DE PASTORAL

Nuestro Instituto, perteneciente al Arzobispado de Santiago, declara en su Proyecto Educativo la importancia de la familia como la primera y principal responsable de la formación de sus hijas e hijos.

Esa educación debe estar formada en los valores del Evangelio, con padres que hagan suyo los principios de la Iglesia Católica.

El Instituto considera importante contar con apoderados, al interior de cada directiva de curso, que sean capaces de liderar las acciones del área de Pastoral, representando inquietudes, entregando sugerencias e informando a los padres de todas las actividades.

Por tal motivo, reitera que quienes sean elegidos para asumir la misión de ser Delegado/a de Pastoral deben cumplir con lo siguiente:

Perfil:

  • Comprometido/a con las enseñanzas del Evangelio y la acción pastoral de la Iglesia Católica.
  • Una persona leal con el Instituto y su Proyecto Educativo.
  • Fomenta y adhiere a la espiritualidad del Instituto.
  • Trabaja en comunión en sus relaciones con el curso y con el Equipo de Pastoral.
  • Busca, en su vida personal y familiar, el encuentro profundo con Jesucristo y, a partir de esta experiencia, anima el encuentro de la comunidad-curso con el Buen Pastor.
  • En sus relaciones con los demás intenta imitar las actitudes de Jesús.
  • Mantiene frecuente encuentro con el Señor a través de la oración y la eucaristía.

Dentro de sus tareas:

  • Mantener una constante comunicación y coordinación con el profesor/a jefe, ser nexo entre el curso y el Equipo de Pastoral.
  • Comunicar información, a quien corresponda, sobre situaciones problemáticas de familias de su curso con el fin de dar ayuda y orientación con rapidez.
  • Informar oportunamente las actividades que el Equipo de Pastoral tiene programadas.
  • Organizar y ejecutar todas las actividades pastorales que conciernen a las familias del Instituto.
  • Ser un puente de entendimiento entre los apoderados y el Instituto.
  • Frente a problemas entre apoderados de su curso, ser mediadores y facilitadores de soluciones.
  • Saber escuchar y orientar a tiempo. Solicitar ayuda a terceros si es necesario.
  • Participar de las celebraciones litúrgicas, actividades solidarias y encuentros.
  • Participar de las reuniones mensuales de los Delegados/as de Pastoral.
  • Guiar la oración en cada reunión de apoderados.
  • Realizar la colecta en la Misa correspondiente a su curso.

Este documento busca clarificar el rol del Delegado/a de Pastoral y reiterar su importancia al interior de la comunidad educativa.

Eliana Guzmán Tapia

Rectora

Equipo Directivo IHLC